Sinaloa-sur-Seine

Me defino sinaloense y bohemio. Si debo añadir algo más, citaría a René Char: "Creo en la magia y la autoridad de las palabras".


Deja un comentario

Amohinado por una muerte indigna

Las noticias malas siempre tienen alas. Las noticias sinaloenses siempre tienen balas. El lunes por la madrugada las balas acabaron con la vida de dos personas en Los Mochis, mi ciudad natal, en la que vive una buena parte de mi familia. Un muerto o dos ya no es nada ahí; un muerto o dos no es nada en Sinaloa; un muerto o dos no es nada en México. ¿Quién cuenta las gotas de lluvia? Nadie. ¿Quién cuenta los muertos en México? Pocos. Los muertos son los que tendrían contar.

Abuso con la generalización, quizá me alejo de la realidad por la mohína que me carga, será porque una de esas balas me ha herido.

Sigue leyendo


1 comentario

¿Por qué “Sinaloa-sur-Seine”?

En 2001 creé un blog, durante varios meses estuve dudando si ponerle un nombre u otro. Una de las primeras ideas que me vino a la cabeza fue la de llamarlo Sinaloa en Sarkozyland. El apodo Sinaloa me acompaño durante un mis últimos meses en México, y con ese apodo me presenté a los compas y camaradas que he ido encontrando desde que vivo en París. Seguro estaba que quería que el nombre de mi tierra estuviera en el título del blog.

Mi nahual quiere que escriba, que me abra el alma, que me saque las tripas y con ellas colgando en mis manos, sin morirme, les cuente de mis ayeres y mi avenir como un zahorí halla un venero, predice el futuro y advierte de huracanes cercanos. No sé yo si tenga ese poder de ver cosas; tengo, si, el de recordarlas y volver a la playa del naufragio, al andén de desembarco.
Sigue leyendo